Blog

Cereales y fruta ecológica

En octubre, las rutinas diarias que nos hemos marcado empiezan a rodar con normalidad. El desayuno es el punto de partida para coger fuerzas y que las tareas salgan bien. Dedicarle tiempo, sentados en la mesa, y sin saltarse ninguno de sus componentes, lácteos, cereales y fruta, parece fundamental.

Hay muchas combinaciones de alimentos que aportan los nutrientes necesarios para afrontar el día. Los cereales con leche son una de las demandadas por los más pequeños. En las estanterías de los supermercados los hay de todo tipo: con coberturas de azúcar, miel, chocolateados, de caramelo… ¿se recomienda tomarlos a diario? Su alto contenido en azúcares hace que debamos descartarlos de nuestra dieta. Los envases anuncian que están enriquecidos con vitaminas, calcio y minerales, pero estos los aportan las frutas, las verduras y la leche en una alimentación equilibrada.

Entonces, ¿tenemos que renunciar a los cereales? Pues tampoco. Los expertos en nutrición aconsejan los copos de avena o los de maíz tostado (corn flakes), con menos azúcares añadidos en su composición. Si los combinamos con fruta troceada, les aportará el dulzor sin la necesidad de añadir ningún “extra”.

La gran variedad de fruta de los últimos meses se agota, y parece que en otoño haya menos surtido para elegir. Pero las de verano ceden su puesto a otras nuevas que están de temporada.

Ahora es tiempo de peras, arándanos, moras, chirimoyas, granadas, manzanas y uvas. Todavía quedan higos y frambuesas. De papayas y plátanos disponemos todo el año.

Nuestras naranjas ecológicas siguen creciendo en el árbol y, será a mediados de noviembre, cuando empecemos la campaña.

Si compras fruta ecológica fomentas que se cultive con una garantía de calidad, cuidando del entorno natural.

Entrada anterior
Unas vacaciones con fruta ecológica
Entrada siguiente
Fruta ecológica de temporada

Entradas relacionadas

Menú