Blog

La maduración de las naranjas ecológicas

Las naranjas y las mandarinas pertenecen al grupo de las frutas no climatéricas, es decir, sólo maduran en el árbol. Si en el momento de la recolección están verdes seguirán verdes en el supermercado, y en el frutero de nuestra casa.

Durante el proceso de maduración sube el contenido en azúcares y baja la acidez hasta llegar a un punto de equilibrio, en el que su sabor es agradable. En ese momento decimos que las frutas están buenas para comer. A partir de noviembre, en El Naranjo de Luisa nos ayudamos de catas periódicas para determinar cuándo dar el pistoletazo de salida a la nueva campaña.

La maduración interna ocurre antes de que el fruto haya cambiado de color por completo. El sol acelera este cambio de forma natural, por eso, las naranjas de las ramas interiores suelen estar más verdes que las de fuera.

Nosotros somos pacientes, y esperamos a que los frutos maduren en el árbol el tiempo suficiente. Esto se consigue seleccionando sólo las que están listas para recolectar y, aquellas que necesitan algo más de tiempo, las dejamos para los próximos pedidos.

Quienes cosechan toda la producción del árbol a la vez y quieren que las naranjas tengan un color uniforme, necesitan realizar un tratamiento de desverdización. Éste consiste en el almacenamiento, durante unos días, de las cajas de fruta en cámaras frigoríficas con etileno, para hacer desaparecer el color verde.

Nuestras naranjas siguen las técnicas de cultivo ecológicas y no pueden someterse a este tipo de tratamientos ni a ningún otro postcosecha, por eso, entre ellas encontramos variedad en su coloración.

Entrada anterior
La feria de la fruta
Entrada siguiente
Zumo de naranjas ecológicas

Entradas relacionadas

Menú